My Little Pink Dress

img_1293

A todos los futuros esposos:

Entiendo que esté de moda la bobada esa de obligar a los invitados a vestirse del color que los novios impongan para su boda. Me honran al invitarme, pero debo informarles que hace unos años decidí simplificar mi vida y empecé por el armario. Ahora tengo pocas piezas que repito hasta gastarlas.

Mi ajuar oficial para las bodas es este hermoso traje rosado. No es un vestido cualquiera. Es una obra de la diseñadora Lisa Cappalli. Tiene un valor de $500, pero por supuesto, yo jamás pagaría esa cantidad. Lo compré en liquidación por $85.

Lamento romper la armonía visual de su evento y espero no incomodarlos. De todas formas, el vestido es apropiado para la ocasión. Durante la actividad, quizás levante algunas miradas, pero no se preocupen. Estoy acostumbrada a ser la oveja gris del blanco rebaño.

Dicho esto, si aún desean que asista a “el momento más importante de sus vidas”, ya saben lo que me pondré; a no ser que la novia sea una antipática y, en ese caso, le pido a mi hermana/Stylist que me haga el vestido de Cenicienta, pero eso casi nunca es necesario.

Bueno, espero que este asunto haya sido aclarado. Me despido de ustedes con un abrazo y ganas de verlos el día de su unión.

Será hasta entonces,

Greydaliz