Amiga de mis ex

Tengo una relación saludable con mis ex novios. Siento que los amaré toda la vida (de una manera diferente a cuando salíamos, claro está). Fue un privilegio compartir mis días con unos hombres de primera clase.

Cuando los veo con sus nuevas compañeras, siento un gran alivio de que ya no estén conmigo. Ellas los complementan mejor que yo. No hay dudas.

beautiful-best-artificial-christmas-tree-decorate-ideas-746x940

Por ejemplo, en estos días compartieron las fotos del árbol de Navidad en las redes sociales. Unas obras dignas de una portada de Good Homes. Hasta celos me dieron los arbolitos, pues yo nunca pude hacerles semejante creación.

No solo porque no tengo ni medio cromosoma de Martha Stewart; también, me da pereza todo el asunto. Son tantos detalles. Ya saben, hay que buscar estacionamiento en Plaza, preparar las moñas, seleccionar el árbol más frondoso, montar las guirnaldas y blanquear las sonrisas Crest para actualizar la foto de perfil. ¡Puñeta!

¿Y cómo lo hacen? Yo no sé. ¡Hasta a mí me dan ganas de casarme con ellas!

Me consta que mis ex no tocaron ni una bombillita. En eso se parecen a mí. Ellos tampoco sacrifican el tiempo que invierten en sus proyectos personales y profesionales, ni la hora de la siesta.

Sin embargo, me imagino que disfrutan que alguien se encargue de tales cuestiones y si de paso le preparan la cena, mejor. Por eso, me alegro de que al final encontraran unas mujeres tan provechosas.