Receta: Té verde con jengibre, limón

Desde mi huerto: lista para preparar mi té diario de jengibre, limón y té verde.

Recomendación: exprime suficiente limón y procesa bastante jengibre en el ‘juicer’ para que congeles el producto en cubetas de hielo por días; así lo tendrás disponible más fácil y rápido.

Preparación: a un galón de agua, casi lleno, añade un cubito del jugo de limón congelado y uno de jengibre (son aproximadamente 2 onzas de cada uno o lo que quepa en un ‘shot glass’). El té verde prepáralo aparte en una taza de agua caliente y, tras unos minutos, incorpora el caldo a la mezcla. Coloca el galón en la nevera y consume el té cuando se haya enfriado.

Yo mantengo este hábito desde hace una década. Me tomo un galón cada día o día y medio, pues además de los beneficios para la salud que tienen estas plantas, me sirve de aliado para evitar retener líquidos y a prevenir la odiosa celulitis. ¡Boom!