334. El maltrato a la mujer visto desde la Consciencia

Este episodio es traído a ustedes gracias a Pirilo Pizza Rústica.

Recuerda suscribirte a Bicha Cool Daily en tu plataforma de podcast favorita para que me escuches en el tapón, en la sala de espera o mientras sudas la gota gorda en el GYM. La ventaja es que los programas se te descargan, automáticamente en tu celular, y tú no tendrás que pasar trabajo en buscarlos.

Si tienes IPhone, me encuentras en en ITunes.
Si tienes Android óyeme en Stitcher.
Si estás en tu computadora, escúchame desde You Tube o directamente desde mi blog.
¡También estoy en Spotify!

Ya sabes, nos vemos mañana, a las 7:07a.m. en nuestra cita diaria. Mientras tanto, te envío un fuerte abrazo… y un beso ¡MUA!

Por aquí te dejo este Formulario de contacto: para que me dejes saber de qué quieres que hable mañana, me des tu feedback o, simplemente me regales un mensaje de amors.

Gracias por visitar bichacool.com para más contenido de valor.

2 thoughts on “334. El maltrato a la mujer visto desde la Consciencia

  1. Lissie, me gusto mucho como abordaste el episodio de hoy.

    Por el tipo de ‘trabajo’ que hago parte del tiempo (con traducciones) he podido ver la realidad de abuso que viven muchas mujeres latino americanas, y muchas veces me he preguntado, ¿como es posible que se queden en situaciones como las que describen? Si bien tienes la tarima para llevar un mensaje específico, el mensaje que vienes llevando ya por 334 episodios es el más importante…el empoderamiento de la mujer.

    No me deja de sorprender como no hay más mujeres del movimiento ‘Me too’ diciéndose/preguntándose, para empezar ¿como terminamos en estas situaciones? Quizá algunas mujeres no tienen opciones, vale, pero si más mujeres tuviéramos claro lo que es valorarnos a nosotras mismas hubiese menos abuso. Puñeta, nadie nos enseña estas cosas. (y dichosas las que tuvieron madres/padres empoderados que las enseñaron)

    Nada, ¡sigue con tu excelente trabajo! ¡Un abrazo super empoderado desde Orlando!

    Vane

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *